11/01/2017

Judiciales

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Juez Bejas: “me costó entender la violencia y la locura del ser humano”

Por primera vez, el juez Federal Nº1, Daniel Bejas, habló a fondo sobre el Centro de Detención, Tortura y Exterminio que funcionó en el ex Arsenal Miguel de Azcuénaga desde el año 1976.
Ampliar (1 fotos)

Después de varios años a cargo de las megacausas contra los represores acusados de delitos de lesa humanidad cometidos en la provincia durante la última dictadura militar, el juez Federal Nº1, Daniel Bejas, no tiene dudas de que en el ex  Arsenal funcionó el principal centro de exterminio del norte argentino y que el hallazgo de los 13 cuerpos parcialmente quemados enterrados en las fosas comunes fue “una prueba fundamental” de esa masacre.

En su oficina de Tribunales Federales, el magistrado recibió a DocumentoTV.com para hablar por primera vez a fondo sobre el aparato represivo que funcionó en el ex Arsenal Miguel de Azcuénaga, considerado el lugar de destino final de las víctimas detenidas por los militares.

“Me costó entender, y  todavía no lo asimilo, la violencia y la locura del ser humano”, fue una de las afirmaciones más categóricas del juez Bejas al calificar el accionar que tuvieron los represores de los años ’70 en la provincia.  En ese sentido, confirmó que hubo testimonios que indicaron al extinto ex general Antonio Domingo Bussi como el que impartía las órdenes de ejecución de las víctimas y en el caso de Luis Falú fue visto cuando le hizo un disparo en la cabeza.

En su relato, el magistrado resaltó al médico Alberto Argentino Augier, uno de los sobrevivientes detenido en el ex Arsenal, quien, antes de morir en 2007, dejó un escrito titulado “El infierno ¿o el purgatorio?”, el cual fue tomado luego como prueba testimonial por el Tribunal Oral Federal de Tucumán. “Augier fue una persona extraordinaria a quien tuve la oportunidad de conocer personalmente, y aportó muchos datos para la investigación”, señaló.

Por último, el juez aseguró que este año continuarán las excavaciones en el predio militar en busca de más restos humanos, aunque admitió que existen problemas de presupuesto para continuar con los trabajos de los peritos forenses del LIGIAAT y el EAAF. 

El juez Bejas resaltó la importancia de que los familiares de desaparecidos se presenten a dar muestras de sangre para continuar con la investigación. “Esto nos va a permitir identificar muchos restos humanos, lo cual ayudará a la investigación y a comprender qué es lo que pasó en ese lugar”, sostuvo.


Los familiares pueden comunicarse con la Secretaria de Derechos Humanos al (0381) 4844000 (internos 339 - 454)

 


Recomienda esta nota: