08/03/2017

Programas Emitidos

EL PACO MATA Y NO SE CONCRETA EL CEPLA

El abandono de la obra de un centro para adictos se hizo eco en medios nacionales

Un informe de TN Central reveló que adictos roban materiales de la obra inconclusa para comprar paco. El ex funcionario alperovichista Oscar Mirkin salió al cruce del diputado Masso y negó su vinculación con la empresa constructora. El secretario de Adicciones responsabilizó al gobierno nacional.
Ampliar (1 fotos)

El estado de abandono del cemtro que iba a construirse para asistir a los niños y jóvenes adictos del paco en el barrio de La Costanera que mostró Documento en su programa “El paco y una generación que se pierde”, emitido en febrero pasado por Canal 10, tuvo repercusión nacional.

TN Central se hizo eco de la situación e hizo un informe en el que devela que, tras el abandono de la obra, adictos se roban los materiales de este centro para comprar paco, cuando debería estar funcionando para ayudarlos a erradicar el consumo. “Se da un fenómeno perverso, porque los chicos comenzaron a robar materiales del lugar para venderle al “transa” y volver a consumir droga. Es decir, algo que iba a ayudarlos ahora termina perjudicándolos”,  aseguró el psicólogo Emilio Mustafá, quien forma parte de los equipos de profesionales que trabajan con las adicciones en los barrios marginales del Gran San Miguel de Tucumán.

Sigue la polémica por la obra prometida

En un nuevo capítulo por la polémica de esta obra inconclusa, el ex secretario de Obras Públicas de la provincia, Oscar Mirkin, salió al cruce del diputado nacional Federico Masso (Libres del Sur), quien había asegurado que la empresa constructora ByM (Bocanera y Mirkin) era del ex funcionario alperovichista.

“He vendido mis acciones antes de asumir el cargo, en 2003”, aseguró Mirkin, tras comunicarse con la producción de Documento para negar su vinculación con la firma que dejó a medias la obra. Este centro fue anunciado con bombos y platillos en noviembre de 2014, durante el gobierno de José Alperovich, se inició en julio de 2015, avanzó hasta un 40%, pero hasta el día de hoy nunca se concretó.  

La obra del Cepla (Centro de Prevención Local de Adicciones) tenía un presupuesto inicial de unos 12 millones de pesos y un plazo de ejecución de seis meses. Masso detalló a Documento los pagos de los certificados de obra adeudados que realizó la Nación en octubre pasado, con un total de 6,5 millones de pesos. El diputado nacional sostiene que a partir de esos pagos, la empresa estaba obligada a continuar con la obra, pero lejos de hacerlo la firma exige ahora una suma extra por actualización de precios y el robo de materiales. En ese punto, Nación y provincia están por ahora sin definir la situación.

“Nunca tuvimos una respuesta del anterior gobierno ni del ahora, es plata tirada. Ahora estamos viendo cómo se está destruyendo todo, ya no nos quedan esperanzas”, dijo Blanca Ledesma, una vecina referente del barrio La Costanera, mostrando su desilusión y desesperanza, mientras los chicos siguen sufriendo y muriendo por el avance del paco.

El gobierno provincial sólo espera

El secretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones de la provincia, Matías Tolosa, recibió a Documento en su despacho y sólo se limitó a decir que “se espera que el Gobierno nacional envíe los fondos”, para continuar con la construcción del Cepla.

En cuanto al diagnóstico de la situación del paco, Tolosa habló del trabajo de los dispositivos barriales que realiza el Ministerio de Desarrollo Social en 30 barrios del Gran San Miguel de Tucumán, sin precisar cifras de cantidad de adictos al paco ni causales de muerte. 

En el primer programa sobre el paco que emitió Documento, el  diagnóstico sobre el flagelo del paco trazado por Mustafá, desde La Costanera, y por Irma Monroy, desde El Sifón, fue alarmante. Mustafá estimó que por año mueren en promedio 15 jóvenes de entre 15 y 21 años en cada uno de los siete barrios marginales afectados por el paco dentro del Gran San Miguel de Tucumán. A esto se suma que el consumo se inicia a una edad cada vez más temprana: de los 15 bajó a los 10 años. También precisaron que las causas de muerte más frecuentes son las peleas entre bandas por ajustes de cuenta y los suicidios.


Recomienda esta nota: