16/06/2017

Programas Emitidos

LA CRUELDAD DE LA DICTADURA

La evidencia del horror en el Pozo de Vargas y el dolor de los familiares

Después de cumplirse 15 años de investigación judicial, se confirmaron los nombres de otras 19 víctimas halladas en el Pozo de Vargas, sumando hasta el momento un total de 106 personas identificadas en ese lugar.
Ampliar (1 fotos)

En mayo pasado, 19 familias tucumanas recibieron la confirmación de que sus familiares desaparecidos fueron asesinados y arrojados en el Pozo de Vargas en los años negros de la última dictadura.  Muchos de esas familias quedaron sin poder  hablar quebrados por el dolor que nació hace más de 40 años y que ahora se recrudece con la certeza de la muerte, esa muerte causada de la forma más cruel que se conoce en la historia argentina. 

El 9 de junio, la Justicia Federal confirmó los 19 nombres que se suman a un total de 87 víctimas identificadas hasta diciembre pasado. Son los nombres de estudiantes, docentes, obreros ferroviarios, dirigentes políticos, gremialistas, jornaleros, que surgieron de los estudios de ADN que se realizan en base a los 37.000 restos óseos que fueron recuperados en 2015 en el Pozo de Vargas. Son los nombres de seres humanos que sufrieron la masacre que los represores quisieron ocultar, pero no pudieron.

Hasta el momento ya  se recuperó la mayor cantidad de restos óseos que estaban concentrados entre los 28 y los 32 metros de profundidad del pozo, y ahora sólo restan excavar 7 metros. Allí, los peritos esperan encontrar fragmentos óseos más pequeños que cayeron por debajo de dos vigas entrecruzadas que existen en ese nivel y que generaron una superficie de retención. Sin embargo, aún no se sabe cuántos cuerpos  más podrían recuperarse en el pozo.

 La producción de Documento intentó mostrar el testimonio de familiares de las víctimas identificadas pero la mayoría de ellos prefirió no hablar por el momento de conmoción y dolor que están atravesando. De todas formas, reproducimos algunas de las conmovedoras reflexiones  que  familiares  publicaron en facebook.

Celia Campopiano (hermana de Julio César Campopiano). “Dicen que algunas personas jamás nos dejan....nunca se van por completo aunque ya no estén, dicen también que hay duelos eternos que estrujan el alma con solo pensarlos...imagino que desplegaste tus alas hermano y quiero sentir que fue en dirección al arco iris ahí te espera ella con su pañuelo blanco y sus brazos abiertos para acurrucar tu alma adolorida y darte aquellos abrazos que no pudo durante tanto tiempo...siento la infinita tristeza de la certeza de tu muerte, la identificación y hallazgo en el Pozo de Vargas de tus restos es sentir...con el alma estrujada que volviste a casa Julito”.

Facundo Vega (nieto de Hugo Vega): “Conocer la verdad nos hace crecer... llegó a mi familia una noticia que despierta sentimientos de dolor y tristeza. Los restos de mi abuelo Hugo Arnaldo Vega ferroviario detenido desaparecido en la última dictadura militar, fueron hallados en el Pozo de Vargas (una fosa común clandestina)... Es increíble saber de tanta crueldad, saña y odio con la que actuaron estos genocidas. Fueron muchos los amigos que hoy me consultaron ni bien se hizo pública la noticia , gracias. Tengo mucho para pensar y mucho para decir.. MEMORIA ,VERDAD y JUSTICIA. Muchas gracias Camit Tucumán y a todos los que hacen posible esta investigación tan valiosa para los familiares y la historia”.

Marta Rondoletto (hija de Pedro Rondoletto). “Entre ellos está mi Viejo amado. Con él, solo me falta saber dónde está el niño/niña que debería haber nacido, hijo de mi hermano Jorge y de Azucena Bermejo...Los secuestraron juntos...y los arrojaron juntos al maldito Pozo de Vargas...Son sentimientos muy encontrados, dolor, tristeza y por sobre todo, la convicción de que tenemos que seguir exigiendo justicia, profundizar las investigaciones, hasta que sepamos qué fue de todos y cada uno de nuestros desaparecidos…”

“Tengo la certeza de que el Pozo de Vargas se está convirtiendo en la prueba irrefutable de la lógica del genocidio del que fue víctima el país. Estos hallazgos demuestran el uso de toda la estructura del Estado para perseguir, torturar, asesinar, desaparecer y no hacerse cargo del inmenso daño producido a la sociedad”, dijo a Télam Marta Rondoletto.


Recomienda esta nota: