11/09/2017

Programas Emitidos

INDIFERENCIA

Indignante: 60 alumnos corren riesgo de vida en una escuela que se derrumba en Alto El Puesto

Documento registró las imágenes impactantes del desastre en que quedaron el salón comedor, el jardín de infantes y parte del patio de la escuela, ubicada en Graneros. Los padres denuncian que el Estado no hizo nada.
Ampliar (1 fotos)

Pasaron casi seis meses del día en que el agua destruyó gran parte de la Escuela N°295 Alto El Puesto y todo sigue igual. Lo más grave es que el establecimiento sigue habilitado mientras los 60 chicos, entre niños y adolescentes, que asisten todos los días a clases corren peligro de vida.

Documento registró las imágenes impactantes del desastre en que quedaron el salón comedor, el jardín de infantes y parte del patio de la escuela. La imagen más evidente del peligro es el socavón de unos 12 metros de profundidad que se encuentra en el fondo del edificio escolar y amenaza con avanzar hacia las aulas.

La escuela, ubicada en la zona de La Invernada, en el departamento Graneros, a unos 100 kilómetros al sur de la capital provincial, fue noticia en todo el país el 27 de marzo de este año, cuando desde allí salieron los cuatro docentes que se salvaron de milagro después de que la camioneta 4x4 en la que regresaban se hundiera y diera vuelta en el camino arrastrada por la correntada.  

 “Ese día el agua arrasó no tan solo con la camioneta de los maestros sino también con toda la escuela, dejándola en el estado que está ahora.   Pasaron más de cinco meses y sin embargo todo sigue igual. Nadie del Estado vino, en ningún momento,  a ver qué ha sido de los chicos de la escuela que estaban el día en que el agua arrasó con todo. La inundación llegó a las 11 de la mañana y la directora decidió mandar a los chicos a sus casas. Por suerte no hubo que lamentar una tragedia con ellos”, recordó Sara Juárez, abuela de dos niños que asisten a la escuela.

Sara se animó a mostrar a Documento la triste realidad de la escuela en ruinas, donde unas 50 familias del pueblo envían a sus hijos. “Las autoridades dicen que la escuela no sirve más.  Pedimos que busquen una casa para que funcione como escuela, pero nos dijeron que no hay. También pedimos aulas móviles, pero nos dijeron que no es posible por el mal estado del camino para llegar al pueblo. Ahora nos dijeron  la promesa de una escuela nueva en un terreno donado por la municipalidad de Graneros. Pero la experiencia nos dice si no dan una solución profunda la nueva escuela también corre peligro de derrumbe por el avance del agua”, alertó Sara, desconsolada y  harta de que ninguna autoridad del Gobierno les dé una solución para que los chicos asistan a clases sin arriesgar sus vidas. Lo único que se hizo desde el desastre de las inundaciones es colocar un precario alambrado que rodea parte de la escuela.

El 8 de agosto pasado el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, prometió que se construirá un nuevo edificio educativo para trasladarla a una zona segura, en un terreno donado por la municipalidad de Graneros. Sin embargo, hasta que se cumpla esa promesa falta aún mucho tiempo y el riesgo de vida de los alumnos es de todos los días. Una vez licitada la obra, se estima que demandará siete meses construir la nueva escuela, por lo que no se avizora una solución concreta para el ciclo lectivo 2018.

Sara refleja la encrucijada en la que quedaron las decenas de familias después de que el agua arrasara con la escuela: “Entre mandarlos a la escuela en estas condiciones o que queden analfabetos, ¿qué hacemos? Es muy triste esto, nadie se hace responsable, lo único que podemos hacer es pedirle a Dios que nos ayude”.

Si las autoridades del gobierno provincial no toman medidas urgentes para resguardar la vida de los 60 chicos que asisten a la escuela de Alto El Puesto, los padres temen una tragedia. El vaticinio de Sara es contundente: “Si hubiera un temblor se derrumba todo. Y se vienen otra vez las tormentas”.


Recomienda esta nota: