18/01/2017

Judiciales

LA MASACRE QUE QUISIERON OCULTAR

Ya rescataron a 117 víctimas de la dictadura arrojadas en el Pozo de Vargas

Hasta fines del año pasado, 87 personas fueron identificadas, mientras que falta determinar la identidad de otras 30 en la espera de las muestras de sangre de los familiares.
Ampliar (1 fotos)

Son 24 mujeres y 92 hombres las personas que ya fueron rescatadas en el Pozo de Vargas,  de acuerdo al último informe que elevó el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) al juez Federal Nº2, Fernando Poviña, quien está a cargo de la investigación del enterramiento clandestino que se utilizó para ocultar los cuerpos de las víctimas asesinadas durante la última dictadura militar.

En ese escrito, al que tuvo acceso DocumentoTV.com, también se aclara que existe una persona a la que no se pudo determinar su género, con lo cual suman 117 las personas rescatadas. De ese total, 87 pudieron ser identificadas mediante los estudios de ADN que realizó el EAAF, mientras que falta determinar la identidad de otras 30 víctimas en espera de las muestras de sangre de sus familiares.

Aldo Gerónimo, perito del Colectivo de Arqueología, Memoria e Identidad de Tucumán (CAMIT) y auxiliar de la Justicia Federal, se dedicó al estudio de las víctimas y aseguró que el 30 por ciento de las 87 personas identificadas era estudiantes, docentes y no docentes de la UNT, trabajadores ferroviarios, obreros y dirigentes azucareros. Además, eran gremialistas y políticos peronistas. Las edades rondaban entre los 18 y los 63 años,  mientras que la mayoría se concentraba entre los 23 y los 35 años. Asimismo, procedían no solo de Tucumán; sino de otras provincias como Mendoza, Córdoba, Santiago del Estero, Neuquén, incluso de otros países como España, Perú y Bolivia.

Guillermo Vargas Aignasse, ex senador provincial justicialista (fue el primero en ser identificado), el ex vicegobernador Dardo Molina; la familia Rondoletto, Luis Eduardo Falú, el periodista José Eduardo Ramos y su esposa Alicia Cerrota, figuran en la lista de los 87 identificados hasta ahora en el marco de la investigación a cargo del juez Poviña.

El macabro hallazgo de la mayoría de los restos humanos se produjo entre los 27 y 31 metros de profundidad del pozo, mientras que ahora los peritos llegaron con las excavaciones hasta un nivel de 33,5 metros. Los investigadores del CAMIT estiman que el pozo tiene un piso técnico de 40 metros de profundidad, por lo que se espera que continúen este año las excavaciones hasta ese nivel.

En tanto, para lograr más identificaciones, desde la Justicia Federal recalcaron la importancia de que los familiares se acerquen para dar muestras de sangre. Para ello, pueden llamar al 0800-333-2334, a la Secretaría de Derechos Humanos  (0381) 4844000 (interno 454) o al EAAF,  03816794992.

 


Recomienda esta nota: